2 Pecados en el uso del e-mail

© Tommi - Fotolia.com
© Tommi - Fotolia.com

Hay un par de pecadillos que se suele cometer tanto al escribir como al responder e-mails.

1. Escribir en antiguos e-mails.  No está bien tomar un e-mail del mes pasado con asunto “Tarea de matemática” y en el cuerpo indicar a nuestro contacto que no se olvide de llevar helados de chocolate a la clase de mañana, y debajo toda la conversación sobre la tarea de matemática —o algo más solapado: solo cambiar el asunto—. Lo excelente sería crear un nuevo e-mail con asunto “Helados de chocolate” y en el cuerpo el recordatorio de los helados de chocolate, y luego la firma.

2. Responder en nuevos e-mails.  Si recibo un e-mail con asunto “Helados de chocolate”, lo lógico es hacer clic en Responder de la misma y escribir en el cuerpo mi respuesta, y luego mi firma. ¡No tiene lógica hacer clic en Nuevo Mensaje, poner en asunto cualquier cosa y en el cuerpo la respuesta al recordatorio.

Estas dos malas prácticas, no sólo te hacen ver mal, también te perjudican. En algún momento querrás buscar una conversación antigua y todo se verá entreverado en los resultados. Alguna vez querrás confrontar acuerdos comerciales y en tu búsqueda hallarás cosas sin ilación ni secuencia.

Justo Llecllish M.

— Pastor de Héroes21, Director de FaxJuvenil, CEO of ENTERMINISTRY.COM™. Autor de numerosos estudios sobre liderazgo y ministerio juvenil, conferencista en eventos juveniles.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *