El problema de la oración

Imagen: Lel4nd, Flick
Imagen: Lel4nd, Flick

Casi no existe creyente satisfecho con su vida de oración, y tengo la sospecha que es más un problema de concepto de oración que la oración misma. Déjame explicarte.

Cuando se enseña al nuevo creyente a orar, se le dice que «orar es hablar con Dios», y para que nos entienda perfectamente hacemos la siguiente distinción:

* En la Biblia, Dios me habla.
* En la Oración, yo le hablo a Dios.

El problema de esta definición por hecho es que no revela una «relación», o en todo caso una relación mecánica y comercial.

Una relación mecánica: Yo, aprieto un botón, y le hablo al Señor, y luego suelto el botón. Enseguida el Señor aprieta su propio botón y me habla, y luego suelta el botón. Otra vez yo aprieto el botón y hablo; y así sucesivamente hasta terminar el diálogo.

Una relación comercial: Yo le envío un oficio al Señor, y al instante recibo una respuesta por escrito, positiva o negativa.

El otro problema de esta definición por hecho es que conlleva a 3 estilos de vida cristiana:

* Biblia – Oración = Espiritualidad imposible
* Oración – Biblia = Espiritualidad comercial
* Biblia + Oración = Espiritualidad mecánica

¿Qué propongo? Definir, y si quieres, diferenciar, por su naturaleza:

* Biblia, es la Palabra de Dios al hombre; es decir, Dios mismo.
* Oración, es tu palabra a Dios, es decir, tú mismo.

La maravilla de esta definición es que revela nuestra comunión con Dios.

Por lo tanto, llego a 2 conclusiones:
* Es imposible leer la Biblia sin orar.
* Es imposible orar sin leer la Biblia.

Sólo así puedo tener comunión con Dios.

Justo Llecllish M.

— Pastor de Héroes21, Director de FaxJuvenil, CEO of ENTERMINISTRY.COM™. Autor de numerosos estudios sobre liderazgo y ministerio juvenil, conferencista en eventos juveniles.

Comentario

Suscríbete GRATIS a mi Newsletter,y te avisaré cada vez que escribo un nuevo artículo

—Únete a una comunidad de más de 1400 jóvenes líderes y líderes jóvenes.

¡Tu suscripción es exitosa!